Las Señas del Mus


El mus es un juego que normalmente se juega por parejas, de forma colectiva. En el mus no le podrás enseñar las cartas a tu compañero sin también enseñárselas a tus rivales. En el mus tampoco podrás comunicarle tus cartas a tu compañero por señas que solo vosotros conocéis. Por lo tanto, si quieres que tu compañero conozca tus cartas la única manera de transmitírselo es mediante las señas del mus comúnmente aceptadas que se listan a continuación:

  • Dos cerdos: morderse el labio inferior.

  • Dos pitos: sacar la lengua.

  • Tres pitos: sacar la lengua por un lateral.

  • Tres cerdos: morderse un lateral del labio inferior.

  • Medias: torcer la boca hacia un lado con la boca cerrada.

  • Duples: levantar las cejas.

  • Juego con treinta y una: guiñar un ojo.

  • Solomillo (tres cerdos y un pito): beso sin sonido.

  • Ciego (no llevo nada): cerrar los ojos.

  • Treinta al punto: levantar los dos hombros.

Señas Mus

Cómo se hacen las Señas del Mus

La anterior lista recoge las señas más comunes. Dependiendo del lugar donde se juegue se podrán utilizar o no estas señas e incluso podemos encontrarnos que alguna de ellas está prohibida. Las normas del mus pueden variar entre unos lugares y otros. De hecho, en algunos sitios está prohibido hablar y todo se hace mediante señas. Y en otros, por el contrario, quedan prohibidas todas las señas.

Común a todos los lugares y como norma general, es que en el mus no se podrá mentir en una seña. Es decir, que no podrás usar las señas para engañar o despistar. También es común por regla general que si un rival te pilla haciendo una seña y te pregunta si has hecho tal seña, tu estas obligado a decirle si o no, y siempre con la verdad.

Las señas en el mus se utilizan para comunicar las cartas a tu compañero, por lo que se intentaran pasar los mensajes cuando el rival no esté vigilante. De esta manera, tu compañero, sabiendo lo que tienes tú, podrá adaptar su estrategia teniendo en cuenta tus cartas para confundir a los rivales.

Si por ejemplo cuando estás jugando al mus, le pasas la seña de 31 (guiñar el ojo) a tu compañero, y resulta que éste tiene duples, tu pareja podrá atacar en su nombre tanto a pares como a juego lo que pondrá en un aprieto a los rivales ya que no se puede tener 31 y duples salvo como en este caso que tenga una cosa cada uno.

Otro de los casos más típicos en los cuales es muy importante pasar señas, es cuando se pone en juego la posición, ya que si tú tienes posición de mano pero le pasas la seña a tu compañero que no la tiene, podrá hacer pensar al rival que es este segundo el que lleva la jugada y que en todo caso le ganará por la mano.

En el mus, es muy importante pasar señas para que el juego en equipo sea más complejo, pero si te pillan una seña te arruinará la jugada, y sobre todo si te pillan haciendo la seña de ciegos (no llevar nada) ya que se podrán aprovecharse de eso y arrasarte.