El Tanteo - El recuento de puntos en el Mus


“Cómo contar los puntos en el Mus”

En el mus contaremos los puntos mediante fichas, “piedras” o “tantos”. En el centro de la mesa habrá un montón de fichas de las que iremos cogiendo según vayamos sumando puntos. Normalmente un solo jugador de cada pareja realizará esta tarea para evitar que todo el mundo meta la mano en las fichas.

Así en cada pareja cada jugador tendrá un rol distinto: el que cuente los puntos (el que coge los tantos del montón central) tendrá delante de si mismo las fichas de 1 o piedras, y su compañero tendrá las fichas de 5 o amarracos. Los amarracos se irán sumando por cada cinco fichas del compañero, cuando el que lleva las fichas de 1 llegue a 5, las juntará con el resto piedras del medio, y le sumará a su compañero una de 5. Así si por ejemplo una pareja tiene 17 puntos, un jugador tendrá 3 amarracos de 5 y el otro tendrá dos piedras de 2.

Desde el momento en que se inicien las apuestas en una partida de mus, véase desde que se corte el mus, se empezarán a marcar puntos. Durante las rondas de apuestas de una partida de mus, únicamente se sumaran las apuestas no igualadas ya que las apuestas igualadas se contabilizaran al final cuando se levanten las cartas.

Cuando finalicen las 4 rondas de apuestas de la partida de mus, cada pareja se contará a sí mismo los puntos ganados de la siguiente manera:

El recuento de puntos en el mus se hace por el orden de las rondas: grande, chica, pares y juego. El orden es importante si estamos cerca de llegar a los 40 puntos, ya que ganará la partida de mus la pareja que antes llegue a 40 contando por este orden.

Común a todas las rondas es que lo primero es recordar si ha habido envites o no y si ha habido alguna apuesta igualada. Cada apuesta igualada otorgará a la pareja que tenga la mejor jugada en cuestión los consiguientes puntos envidados. Si por el contrario ha habido apuestas pero no igualadas, no se sumaran ningún tanto ya que ya fue sumado el tanto de “porque no” en su momento (durante la ronda de apuestas) salvo en pares y en juego.

Si a “grande” o a “chica” todo el mundo pasó, la mano más alta se apuntará un tanto de “grande en paso”, y la mano más baja se apuntará en su caso otro de “chica en paso”.

En el recuento de puntos de “pares” y “juego” cambia un poco la cosa por dos motivos, por un lado no siempre se tiene pares o juego, y por otro, en la rondas de “pares” y “juego” el simple hecho de tener una jugada reportara puntos extra en el recuento de puntos a la pareja que gane la ronda ya sea por haber hecho pasar a sus rivales, o en el caso de una apuesta igualada por tener la mejor jugada. En “pares” se puede dar el caso de que nadie tenga pares, en ese caso nadie se puntuara nada.

Por tanto, en “pares” y “juego” además de ganar los puntos acumulados de la apuesta igualada o del “porque no” (un punto ganado al hacer una apuesta y que la pareja rival no la igualase que ya se sumaron en la ronda de apuestas) se ganaran puntos extras por las jugadas como se explica a continuación

La pareja ganadora de “pares” se apuntará en el recuento de puntos 1 punto por las parejas, 2 por las medias y 3 de duples, y eso para cada miembro de la pareja.

La pareja ganadora de “juego” se apuntará en el recuento de puntos 2 tantos por tener juego o 3 si se tiene 31, y esto por cada miembro de la pareja.

En el recuento de puntos de la ronda de “juego” hay que contemplar el caso especial de cuando nadie tiene juego. En este caso después de que todos hayan dicho “no tengo juego” se procede a apostar a juego al punto (apostar a quien más se acerca a 30). Si todo el mundo pasase al punto, en el momento del recuento se hará como para la grande y la chica, es decir, el que mejor punto tenga se llevará una piedra de punto.

Además para esta ronda excepcional del punto, existe una excepción en el recuento de tantos que consiste en otorgar una piedra extra a la pareja ganadora de la ronda del punto ya que nadie se sumará ningún punto extra por juego (2 por juego o 3 por 31) porque cuando se juega al punto es porque nadie tiene juego.

Así en caso de que haya una apuesta no igualada en el juego del punto, la pareja que haya apostado recibirá 2 piedras, “punto y miedo”: una de punto y otra de miedo. En el caso de que haya una apuesta igualada, la pareja que tenga el mejor punto, ganará los puntos del envite acumulado más un punto extra de “punto”. En caso de empate ganará el que tenga posición de mano.

Una vez contados los puntos, si nadie ha llegado a cuarenta se iniciara otra baza con los mismos marcadores, si una pareja ha llegado por tanteo a 40 diciendo “estamos fuera”, se restablecerán a cero los marcadores y se iniciara un nuevo juego. Si a una pareja le faltasen menos de 5 piedras para terminar, meterían todos sus amarracos al centro diciendo “estamos dentro”. Si solo le faltase un amarraco meterían todas las piedras al medio quedándose “a falta de una”.

En el mus, los puntos se los marca cada pareja para ellos mismo. En el mus existe una máxima confianza, por la cual confías en la buena fe de la pareja rival en la contabilidad de los puntos. Los tantos marcados con trampa se conocen en el lenguaje del mus como tantos “por chicuela”.