Los Mejores Jugadores de Poker Españoles


El Poker español está en plena expansión, y quizás por eso este es un periodo complicado pero a la vez puede ser muy atractivo. Y vamos a explicar porqué.

Hoy en día no existe ningún jugador español mundialmente conocido o que al menos haya ganado un torneo mayor. Con esto me refiero a que ningún jugador español o al menos español de origen (exceptuando a Juan Carlos Mortensen de origen ecuatoriano y residente en Estados-Unidos) ha ganado todavía ningún título EPT o WPT o WSOP.

Son conocidos los jugadores de poker españoles, y se me vienen a la cabeza nombres como Juan Maceiras, Juanma Pastor o Raul “el toro” Paez ya que son miembros del team pokerstars pro; o Leo Margets por quedar la ultima chica en el WSOP 2009. Pero no tenemos ningún jugador referente que destaque por sus conquistas y como referente internacional.

Por todo esto y por mucho más, los jugadores de poker españoles están lejos de ser respetados en los círculos europeos y mundiales donde dominan los estadounidenses y los del norte de Europa, véase escandinavos, alemanes o ingleses y franceses. También saca a veces la cabeza algún italiano, canadiense,… pero en ningún caso un español que como mucho hemos llegado a la mesa final de un EPT.

Por eso, en esta fase en la que los españoles estamos creciendo, podemos resultar doblemente peligrosos, ya que nadie nos espera como un rival a tener en cuenta, y puede ser buen momento para dar la sorpresa. Aunque también puede resultar peligroso ya que muchas veces nos intentamos poner al nivel de otros jugadores que llevan mucho más tiempo en el mundo del poker y nos damos de bruces contra ellos.

Es un hecho evidente que cada vez más jugadores españoles se dedican con más y más ahínco al poker, y que cada vez el nivel español es más elevado, pero todavía nos queda un largo camino por recorrer hasta llegar al primer o segundo nivel internacional.

No me cabe duda, que con lo competitivos que somos los españoles, vamos a evolucionar fuertemente en los años venideros hasta poner un pie sólido en el mundo del poker. Aunque quizás también somos demasiado alocados y vividores, y con esto me refiero a que nos guiamos mucho por impulsos, y en este sentido un buen sueco con la sangre congelada siempre estará ahí para hacer un helado de español dejándonos helados los huesos.