Historia del Mus


"un largo y glorioso camino"

El mus es un juego de cartas español, más precisamente del norte de España. Lo que no esta tan claro es si su origen es español. Existen varias teorías al respecto. Una de ellas dice que sus orígenes son vasco-navarros debido a que la primera prueba documental conocida se encuentra en el diccionario trilingüe del filósofo vasco Manuel de Larramendi de 1745.

Jugada de Mus Solomillo

En cuanto al orígen del mus, deberemos hacer un estudio etimológico para intentar hallar conclusiones. Podría provenir del vasco “mux”, que a su vez proviene del francés “mouche”, mosca. También, en euskera beso, labio o morro se dice “musu”, y el beso en el mus con el gesto de morros corresponde a la seña de solomillo (3 reyes y 31 a juego), que además es la mejor jugada posible. Por lo que es bastante obvio que sus orígenes han de ser vascos, al menos del mus como hoy lo conocemos.

Otra teoría del escritor Valero de Castro consistiría en que el mus podría tener su origen en el latín, ya que en latín “musso” significa mantenerse callado, y en el mus vasco-navarro no se habla. Y además si conjugásemos este verbo “musso” en latín, en su primera persona del singular seria “mus”, que vendría a decir “yo callo”. Efectivamente es el verdadero sentido de pedir mus, yo callo, en oposición a “hablar”, que representaría el inicio de las rondas de apuestas y de la partida en si donde es preciso hablar para hacer las apuestas. Podríamos concluir que la palabra “mus” proviene del latín, o simplemente el latín fue una fuente de inspiración para llamar “mus” a tan entrañable juego de naipes.

Lo que sí que está claro es que su principal embajador es España, por ser donde más se juega y donde el juego es más popular. Si en baile y canción, el flamenco es nuestro icono nacional, podríamos decir que en juegos de cartas el mus tendría dicho título honorifico. Sin olvidar juegos tan populares como la brisca o el tute que posiblemente ocuparían el resto de puestos del podio.

Actualmente, no solo se juega en España, también se juega en algunos países de Latinoamérica y en algunas regiones del Sur de Francia.

La verdadera historia no está escrita y difícilmente se podrán afirmar verdades absolutas. La historia del mus se sigue escribiendo, y se seguirá escribiendo mientras haya cuatro personas dispuestas a divertirse. En mi opinión tiene origen popular, posiblemente nació en las tabernas del norte de España. Digo esto porque es un juego de diversión en el que difícilmente se guarda la compostura, se dicen palabrotas, se usan términos burdos y coloquiales, y además de todo se juega con garbanzos, la comida del pueblo. El escritor Francisco Umbral dijo: “El mus es un juego de pobres recuperado por los ricos. Es honestamente vicioso”.

Terminaremos con una cita de nuestro Rey, Don Juan Carlos I, que dijo: “El mus es, como nuestro pueblo, divertido pero exigente, repugna a la pereza y disciplina el carácter, educando a los vanidosos, compensando a los pacientes, tentando a los audaces y, al final, imponiendo a aquellos que conjugan mejor el valor de sus recursos con la oportunidad del envite”.