Cómo empezar a Jugar al Mus


Antes de empezar a jugar al mus necesitaremos una baraja española (40 cartas sin 8s ni 9s) y unos cuantos amarracos (garbanzos o similar), con unos 20 nos bastará, y estos se colocaran en el centro de la mesa, de donde se irán cogiendo los puntos a medida que se vayan ganando.

Baraja Espanola para jugar al Mus

Baraja Española Heraclio Fournier sin 8's y sin 9's.

Para jugar al mus se requieren 4 jugadores que se sentaran por parejas uno enfrente del otro. Una vez elegidas las parejas, tendremos que decidir a cuantas partidas vamos a jugar. Es decir cuántas partidas habrá que ganar para lograr la victoria.

Pongamos el ejemplo de un partido de tenis. Una partida está dividida en “vacas” (sets) y cada “vaca”, a su vez en juegos (games), lo único que si en tenis cada set son seis juegos en el mus cada vaca serán 3 o 5 juegos.

Al igual que en tenis, en el mus se jugará normalmente al mejor de 5 vacas o al mejor de 3 vacas, o lo que es lo mismo al que gane dos vacas o al que gane 3 vacas. También se podrá jugar a una sola vaca. Cada vaca estará dividida a su vez en X juegos (normalmente 3 o 5). Finalmente y lo más importante será determinar de cuantos puntos estará compuesto cada juego: 30 o 40. Quizás lo más común sea jugar cada juego de 40 puntos.

Reparto de Cartas

Una vez decidida la estructura de la partida empezaremos a jugar, empezamos con las reglas de mus. Para saber quien empezara a repartir las cartas, un jugador levantará una carta al azar. Los palos son oros, copas, espadas y bastos: si sale oros, repartirá el jugador situado a la derecha del que saco la carta, si salen copas el siguiente en sentido contrario a las agujas del reloj, si sale espadas sería el siguiente jugador, y si saliesen bastos repartiría el propio jugador que saco la carta.

El jugador que empiece a repartir las cartas, después de haberlas barajado, dará a cortar al jugador situado a su izquierda. Y empezando por el jugador de su derecha y terminando por el mismo, repartirá de una en una 4 cartas a cada jugador. A consecuencia de esto quedarán asignadas determinadas posiciones: así el que reparte será el postre (ultimo en hablar y peor posición) y el primero en ser repartido será la mano (primero en hablar y mejor posición ya que en caso de empate ganará “por la mano”).

El jugador que acaba de repartir dejará el mazo restante a su derecha, enfrente del jugador que está en posición de “mano”. Así este último deberá empezar la primera ronda.

Rondas de Apuestas

En la primera ronda de todas, se prohibirá todo tipo de comunicación entre los jugadores, a esto se le llama “mus corrido y sin señas”, aquí cada jugador pasará el mazo si desea “mus” o lo que es lo mismo desea descartarse de una o varias cartas, y dejará el mazo a su izquierda si desea “cortar mus” y empezar a hablar, empezando así la primera ronda de apuestas.

En caso de cortar mus, el jugador que corte el mus en esta primera ocasión de “corrido y sin señas” será la mano. El juego de “corrido y sin señas” solo se repetirá al inicio de cada vaca y no al inicio de cada juego.

Al igual que en cualquier ronda de descarte, “mus o no mus”, en cualquier momento que un jugador corte el mus o “no hay mus”, impedirá descartarse al resto de jugadores y se empezarán las rondas de apuestas.

En la ronda excepcional de “mus corrido”, en el caso de que los 4 jugadores pasen el mazo, pidiendo mus y deseando así descartarse, el mazo quedará a la derecha del que repartió inicialmente. De esta forma repartirá esta vez el siguiente jugador, situado inmediatamente a la derecha del que lo había hecho la primera vez. Despues del descarte, los jugadores volverán a pasar el mazo si desean otra vez “mus” hasta que alguien corte el mus. Si nadie corta el mus se volverá a hacer el descarte y seguidamente los jugadores vuelven a decir si quieren mus o no, las rondas de apuestas no empezaran hasta que alguien corte mus.

Si a consecuencia de los descartes se acabasen las cartas de la baraja se recogerán todas las cartas descartadas, se volverán a barajar y se repartirán de ahí las que hiciese falta.

Solo se pasa el mazo cuando pides “mus” en la ronda excepcional de “mus corrido y sin señas”. En el resto de partidas no se mueve el mazo cuando pides “mus”, por tanto durante toda la partida repartirá un jugador y se mantendrán las posiciones. La finalidad de esta primera ronda con “corrido y sin señas” consiste entre otras cosas en determinar las posiciones de la forma más justa y aleatoria posible ya que las posiciones se van cambiando a medida que se va pasando el mazo.

En una partida empieza a hablar la mano, después lo tendrá que hacer el jugador situado a la derecha de la mano (este jugador tiene la opción de pasar hasta su compañero), posteriormente tendrá que hablar la pareja de la mano y finalmente hablara el postre (el jugador situado a la izquierda de la mano).

Mesa de Mus

Mesa de Mus, 4 jugadores (2 parejas) y en el centro los amarracos o "tantos".

Sin embargo, en la práctica, hablará primero la mano y la pareja de la mano, ya que el segundo en hablar (el primer jugador de la pareja que no es mano) tiene la posibilidad de pasar hasta su compañero y lo hara prácticamente siempre para tener más información a la hora de apostar.

Esto es una regla de costumbre ya que los turnos se respetan en orden contrario a las agujas del reloj, pero en la práctica no te sorprendas si ves que primero hablan conjuntamente el jugador en posición de mano y su pareja, y después el jugador situado en segunda posición y su pareja. Así, si los dos primeros jugadores (la mano y su pareja) cortan mus, se pasará directamente a la primera ronda de apuestas, y si los dos se dan mus, será el turno de hablar del segundo jugador y el postre para ver si quieren mus o no.

Tampoco te sorprendas si cualquiera de los jugadores de la pareja que no es mano, sin mediar palabra y saltándose las posiciones, dijese “habla” o “corto mus”, cortando la posibilidad de descarte. Pero esto será excepcional, ya que normalmente la segunda pareja esperará a que la primera hable para recolectar un poco de información.

En cualquier momento que un jugador corte el mus, todos los jugadores deberán iniciar las apuestas con las cartas que tengan en ese momento sin posibilidad de descarte. Es decir, cuando alguien corte el mus se iniciaran las 4 rondas de apuestas: Grande, Chica, Pares y Juego.

Siempre empezará hablando la “mano”, se seguirá el orden contrario a las agujas del reloj, por lo que el siguiente en hablar seria el jugador inmediatamente a su derecha, aunque este jugador y segundo en hablar siempre tendrá la opción de decir “tengo postre” (paso hasta mi compañero que está en última posición) y así dejar hablar primero a la pareja de la mano. Dicho con otras palabras, cada pareja suele hablar conjuntamente, decidiendo apostar o no, así siempre que tengas un compañero que todavía no ha hablado podrás decir “hasta mi compañero”.

El detalle de las apuestas de cada ronda lo veremos en el siguiente artículo sobre las diferentes rondas de apuestas en el mus.

Final de la partida - Recuento de Puntos

Cuando termine la cuarta y última ronda de apuestas (Juego), los jugadores enseñarán las cartas y se procederá al tanteo. El tanteo se refiere al recuento de puntos en el mus.

Si con la partida alguna de las dos parejas ha llegado a los 40 puntos, ya sea contando los puntos al final o porque alguien ha apostado todas sus fichas durante la partida mediante “órdago”, se apuntará un tanto. En este caso, se pondrán los contadores de puntos a cero y se iniciará un nuevo juego mediante el mismo mecanismo (esta vez no habrá mus corrido y sin señas salvo que un equipo haya ganado una vaca y el siguiente juego sea el primer juego de la siguiente vaca).

Hay quien dice “que lo mejor de una partida de mus es que, cuando se acaba una, enseguida viene otra”.